• Pubblicata il:
  • Autore: La Mujer Maravilla
  • Categoria: Racconti mature
Un virgo varonil, un premio sutil - Lodi Trasgressiva
  • Pubblicata il:
  • Autore: La Mujer Maravilla
  • Categoria: Racconti mature

Un virgo varonil, un premio sutil - Lodi Trasgressiva

Saludos a todos, una amiga me habló de este sitio donde se puede escribir abiertamente todo lo que deseo sobre mis experiencias sexuales a través de lo largo de mi vida.


Tengo 55 años, he sido trabajadora sexual desde mis 20 años, con una carrera de 23 para ser exactos, y con cada experiencia que ha dado un kilometraje extenso pero que me ha mantenido a la vanguardia de todo lo que significa el sexo y sus beneficios, aunque en ciertas oportunidades, también conlleva sus riesgos.


A mi edad, les puedo contar tantas cosas que si a bien vamos, soy un libro abierto del sexo, un libro donde el Kamasutra queda todo leído y releído, y hasta vivido. No hay una posición sexual que no haya practicado. Puedo contarles mil cosas, lo que quieran, me gusta hablar, me relaja, y cuando estoy en la cama con un tipo, o con dos, o con tres, incluso con cuatro, me gusta hablar, y así disfruto de todo lo que quiero y hago que todos disfruten y saquen a la luz todo lo que quieran.


La semana pasada me sucedió un hecho que quiero contar porque me he sentido afortunada, contenta, pero también me he sentido un poco triste, es una mezcla de emociones y sensaciones que a mi edad, siendo sensata creo que sea normal, es la edad en la que hay la experiencia, pero no la exigencia... El viernes de la semana pasada, recibo una llamada, era uno de mis clientes cuyo hijo estaba cumpliendo 20 años, pero nunca había tenido una experiencia sexual con una mujer, era un chico muy educado, centrado en sus estudios, muy hogareño, y para nada abierto a las experiencias de las discotecas, es muy tranquilo.


En fin, luego de la llamada, pactamos en que el llevaría al chico a mi casa, donde ese día me puse mi mejor lingerie, mis tacones, me maquillé de la forma mas adecuada, un buen perfume, todo era un conjunto para poder hacer sentir en confianza y con ganas a aquel chico primerizo que iba a perder su virginidad en mis manos. No era el primero, pero su padre era un hombre muy especial para mí, por lo que el chico también debía ser tratado como tal.


Cuando llegó, le hice pasar a la sala, lo hice acomodarse, lo hice hablar de sus experiencias y realmente, poco a poco fui ahondando hasta llegar al punto en que solo se había masturbado y que esa era la única vez que tendría sexo, haciendo caso a su padre.


Le pregunté qué pensaba de mí, a lo que respondió que para ser una mujer madura, era bella, atractiva y que se sentía cómodo, eso me gustaba, me hacía sentir en calor. Iniciamos, me puse delante de él, le dije que comenzara tocandome donde quisiera, inició por mis tetas, me acariciaba las tetas, me tocaba la cintura, las nalgas, metía sus manos en mi entrepierna, se notaba que deseaba ir dentro.... Le pedí que me besara y se volvió como loco, le vino una erección de inmediato, me besaba el cuello, me chupaba las tetas, me mordía los pezones en suave modo, me besaba todo el cuerpo y llegó justo allí, de modo brusco me lanzó en el sofá y me comenzó a hacer el "cunnilingus" y lo hacía como si tueviese mil años de experiencia al punto que me hizo acabar dos veces con esa lengua mágica... Me desnudó toda, me puso en posición de perrito y comenzó a chuparme también el culo, yo podía ver como lubricaba aquel pene grande, serían como unos 21 centímetros quizás, era largo y grueso, muy tentador, estaba mojada su ropa interior, justo en ese momento me detuve, y lo desnudé yo, lo besé y bajé justo a ir chupando poco a poco su polla grande, la chupaba suavemente para excitarlo pero sin que pudiera acabar, así podría hacer que él durara mas tiempo, juagaba con ese líquido delicioso que salía de él, me llegaba hasta lo mas profundo de mi garganta, y decidí que llegó el momento... Debía darle aquello por lo que había ido a verme.... Mejor dicho, por lo que lo había llevado su padre.. A estrenarse con una mujer... Era un hermoso virgo varonil, y para mí, un premo sutil.... Me senté con suavidad sobre ese enorme pene, sentí que le dolió un poco, supongo que porque la piel se retraía hasta lograr quedar abierto todo su pene... Pero se notaba que disfrutaba mucho... Fui tomando las riendas del juego, me movía suave sobre él, arriba, abajo, en círculos, ese chico gemía de placer y eso me hacía excitar tanto que en el interín, me vine una vez mas... Luego me acosté yy siguió penetrandome, era él quien comandaba y quien se movía como una máaquina, que chico tan rudo, varonil, fuerte, y con un pene tan tiezo que parecía de piedra... Dió tan duro que mi vagina estaba demasiado húmeda, me vine de nuevo, era la cuarta vez, y de pronto, sentí como gemía ese chico, y cuando pude observar sacó su pene de mi vagina, lo metió en mi boca, y me tiró toda aquella carga de leche fresca que parecían litros...


Fué una experiencia que me gustó, al punto que cuando su padre lo fué a recoger, le dije que era un regalo de mi parte...


Aunque si les digo la verdad, el regalo fué para mí, un virgo varonil, un pene fuerte y un chico sutil...


Cuando quieran saben que me pueden encontrar en Madrid, allí preguntas donde ubicar a la Mujer Maravilla y te esperaré para ver si te ganas un regalo también.

Vota la storia:




Iscriviti alla Newsletter del Sexy Shop e ricevi subito il 15% di sconto sul tuo primo acquisto


Iscrivendoti alla newsletter acconsenti al trattamento dei dati personali come previsto dall'informativa sulla privacy. Per ulteriori informazioni, clicca qui

Non ci sono commenti

Per commentare registrati o effettua il login

LOGIN
REGISTRATI